?

Log in

No account? Create an account
10 September 2007 @ 05:00 pm

“ La habitación se ve bastante vetusta, empapelado de rosas que estaba de moda en los cincuentas, posiblemente...y ventanas pequeñas y ajimezadas.”

 Bueno, no tendré mucho que estudiar...así que no me afectará la falta de luz...

* Suspira al ver el programa de su carrera que sostiene en la mano, notando la escasez de materias teóricas.*

El gimnasio que vi esta mañana no parecía muy prometedor... 

“ Más que un gimnasio parecía un viejo deposito, oscuro y polvoriento...”

*Se tira en la cama, con la vista fija en los lamparones de humedad del techo*

Este año será muy difícil sin ti, Michiru...y muy solitario....

 
 
 
...Dice el psicólogo:: sadsad
 
 
10 September 2007 @ 12:17 am
*La parte sarcástica de él le dice que, en serio. ¿Qué más podría haber esperado de una escuela cuya página de internet no sólo estaba en Geocities sino que también decía 'Aceptamos alumnos todo el año'?

Era simplemente testarudez lo que lo iba a mantener en esa escuela. El que Ritsuka supiera eso no hacía la cosa más fácil, oh no. Empezando por el hecho de que la clase de filosofía lo había deprimido, y no por el tema sino porque él había leído todo eso hacía cinco años al menos, siguiendo por el hecho de que tenía pánico por sus cosas solas en el cuarto que le había sido asignado (olvida su reproductor de MP3 y el dinero que había estado ahorrando de hacía años; su cámara) y para seguirle, que todo apuntaba a que iba a llover, más pronto que tarde.

En serio, terminar cortándose la mano era lo último que necesitaba para un mal día. ¿Lo deprimente?

Apenas es medio día.

Suspira, antes de dirigirse hacia la enfermería, casi esperando que no hubiera nadie, si es que iba a seguir siguiendo sus expectativas del lugar.*
 
 
...Dice el psicólogo:: blankblank
 
 
28 August 2007 @ 07:35 pm
*Sus clases, hasta el momento, no habían sido mayor problema, incluso con el exceso de materias, tal cuál lo había pensado. Y sí, por la llamada de su padre, había estado a tres segundos de ser secuestrado por guardaespaldas y depositado en algún aula de Harvard, pero al final seguía en Joya, cómo le había escrito alegremente en su último mail a Lantis.

Eagle pensaba que la vida no podía ser mejor. Aunque, eso sí, se preguntaba porqué es que Heat parecía pensar que se había golpeado muchas veces la cabeza. Pero era difícil quejarse, incluso con las poco ortodóxas instalaciones del colegio. En ese momento tenía dos horas para adelantar en una investigación para Sociología y ya tenía dos rollos de canela calentitos y una taza de chocolate caliente.

Realmente, fuera de que Eagle empezaba a sospechar de que estaba por resfriarse, no podía pedir más. Y eso era fácilmente ignorable; además que era precisamente lo que planeaba hacer. Más allá de que se había tomado un té anticongestionante en lugar de su usual taza de chocolate en la mañana y que estaba bastante abrigado, no pensaba hacer otra cosa. Su nueva teoría era tratar la mentología zen. Estoy sano, estoy sano, estoy muy, muy, muy--*

¡ACHOO!

*... okay, todavía estaba trabajando en eso. ¡Pero iba en camino!*
 
 
...Dice el psicólogo:: calmcalm
 
 
17 August 2007 @ 09:34 pm
*El maldito bloqueo le estaba ganando.

Con un suspiro de frustración, grabó y cerró la tapa de la laptop. Consideró ir a buscar otra cerveza al refrigerador, que a fin de cuentas, eran gratis. Llevaba cerca de una hora intentando sacar algo y las ideas simplemente no salían.

Por otro lado... la opción era quedarse y hacer la tarea que había dejado una profesora con aspecto aún menos saludable que El Tío. Y no tenía ganas, probablemente la sacaría fácil de todos modos.

Salió de la habitación y tomó el camino de la escalera. No vio el escalón quebrado.

Supo que había rodado hasta abajo cuando abrió los ojos, unos minutos más tarde, todavía tirado en el suelo.*
 
 
 
 
11 August 2007 @ 11:23 pm
*Si, las caras de los muchachos nuevos cuando vieron el comedor había valido la pena. Okay, probablemente se había pasado con la cantidad de cervezas, pero habían llegado a Valpo, en su humirde opinión, la mejor ciudad en existencia. Había que celebrar, ¿no?

Por otro lado, había que ser harto marica para hacerle asco a las chelas.*

¡Jóvenes, bienvenidos a la Pensión Estudiantil del Tío Lucho! Ese es el nombre de su humirde servidor... *agarra una botella de cerveza, como los machos.* Reglas hay pocas en la casa, ¡Mientras no armen demasiado escándalo! Miren que son harto gritonas las porteñas... *deja salir una risa ronca*

Apúntense en el cuadernito de allá y vean con quién quedan en cada pieza. Cuidadito con fleterías si *se lleva el índice al pómulo* así que háganla corta nomás.
 
 
 
11 August 2007 @ 11:02 pm
*A Rosario no le gusta mucho el aspecto de las niñitas que vió en el Aula Magna, y ahora que las tiene cerca, le agradan mucho menos. Muy cortas las faldas, mucho estuco y descaro en sus rostros.

Carraspea una tos tisíca y se cruza de brazos.*

¡Atentas! Mi nombre es Rosario, Doña Rosario para ustedes, y soy la dueña de esta casa. *Pausa dramática. Agrega después*

Primero que nada, apúntense en este libro de acá *señala una libreta, el lápiz pasta colgando del espiral con una pitilla* con alguna de las otras, para asignar habitaciones. Luego daré las reglas de la casa y los horarios.

*Más les valía que no dieran mucho problema. Con lo que se deslomaba para mantener limpia la pensión...*
 
 
10 August 2007 @ 10:57 pm
*Un cartel pintado a mano, para mayor artisticidad del asunto, señala el camino por los pasillos de la universidad hasta el Aula Magna.

El Rector se pasea en el escenario, revisando sus tarjetitas de apoyo mientras espera a que aparezcan los alumnos. Con enigmática sonrisita -cabrona, dirían ellos- los saluda, aguarda a que tomen asiento y golpea el micrófono con un dedo.

El consecuente chirrido estremece los vidrios. Oh, bueno. La acústica del lugar funcionaba bien.*

Estimados Alumnos, alumnas. Sean bienvenidos a la Universidad La Joya del Pacífico. Nuestra prestigiosa institución se complace en recibirles, y espera convertirse en el alma máter que recuerden con cariño una vez egresados. ¡Porque la educación...!

*Calla. Los alumnos parecen estar mirándole con hostilidad. Tose un par de veces, y finaliza.* Las clases comienzan mañana. Los horarios les serán entregados en sus habitaciones. *Saluda con la mano al Tío Lusho y a Doña Rosarito, a los costados del escenario.* Nuestros respetabilísimos anfitriones les guiarán a sus pensiones respectivas. Y no se preocupen por el equipaje, son sólo un par de cuadras cuesta arriba. Buenas tardes.

*Se baja del escenario y desaparece por una puerta lateral. De fondo suena -descascarada- una radio a cassette con el himno de la universidad.*
 
 
En la radio:: Himno de la Universidad.